HISTORIA

La Fundación Abrazando Ilusiones emana de un sueño longevo, confeccionado con cariño y esmero por su fundadora, Alejandra Encarnación Ruiz Ruiz. Pese a que luchaba contra una grave enfermedad, Alejandra Encarnación decidió iniciar este proyecto durante sus últimos años de vida y a contrarreloj a fin de transmitir su voluntad a colectivos altamente vulnerables, apostando por la interculturalidad, la inclusión social y destacando la importancia del proceso educativo.

 

El ciclo natural de la vida nos obliga, en ocasiones, a despedir ciertas ilusiones, pero como contrapunto, también nos permite abrazar otras nuevas. A este respecto, la determinación de la fundadora, lejos de ejercer de espejo de sus miedos, se convirtió en el fiel reflejo de su voluntad de infundir vidas con acción. Con la dedicación de todos/as los/as que formamos parte de este proyecto, hacemos perdurar un sueño, a la vez que contribuimos a la conformación y al logro de otros nuevos.