En la actualidad, el mundo está siendo testigo del mayor número de desplazamientos en la historia. Cerca de setenta millones de personas en todo el mundo se han visto obligados a abandonar sus hogares a finales de 2018, una cifra sin precedentes, y casi la mitad de estas son refugiadas (siendo, a su vez, más de la mitad, menores de edad).

La coyuntura actual no viene sino a subrayar la necesidad de cooperar en pro de unas sociedades más inclusivas, sostenibles e igualitarias. En este sentido, es importante subrayar que todos, incluidas las personas refugiadas, jugamos un papel clave para contribuir a la consecución de esta meta.