CARTA DEL PRESIDENTE

ELHASSANE BENHADDOU HANDI

Presidente de la Fundación

2019 ha sido un año ilusionante, pues ha supuesto la transición desde una primera etapa de constitución de la Fundación hacia otra fase de consolidación, cimentada sobre el impulso y la cristalización de actuaciones de interés general destinadas a contribuir a una sociedad más inclusiva, cohesionada y sostenible. La resiliencia y el espíritu constructivo de una red creciente y comprometida de colaboradores y voluntarios nos han permitido acometer avances significativos en relación a los objetivos marcados, y ampliar nuestro marco de actuación con la puesta a punto de actividades adaptadas a las necesidades que afloran.

 

Las acciones emprendidas han sido de gran calado humano, de esas que exigen paciencia, amor y un plus de responsabilidad, teniendo en cuenta la gran diversidad de necesidades atendidas. No obstante, les aseguro que ha merecido y merece la pena el esfuerzo, pues tanto los resultados que se van obteniendo, como los sentimientos de utilidad individual y colectiva, resultan incalculables.

A lo largo del pasado año se acometieron avances en las tres áreas transversales en las que se enmarcan las actuaciones emprendidas por la Fundación, hecho que ha llevado aparejado un fortalecimiento del vínculo común tejido entre todos -patronato, voluntarios, profesionales, estudiantes, empresas y otros organismos con un alto grado de conciencia social-.

Los logros alcanzados hasta el momento constituyen el mayor estímulo para seguir apostando por el propósito construido, y con la vista puesta en el futuro, continuamos trabajando en la conformación de nuevas propuestas, ampliando nuestra red de acuerdos de colaboración y dándonos a conocer a la sociedad.
 

Creemos que esta fórmula, basada en la cooperación y en el desarrollo de las potencialidades personales en un contexto de bienestar social, es indispensable para avanzar hacia una sociedad más justa, sostenible y cohesiva. Somos optimistas y creemos en nuestras fortalezas, y sabemos que ahora más que nunca, nuestra actuación se requiere con urgencia. Juntos, y por encima de todo, seguiremos aprendiendo y apostando por las capacidades en potencia que yacen latentes en cada uno de nosotros.

Foto_Hassane-removebg

2019 ha sido un año ilusionante, pues ha supuesto la transición desde una primera etapa de constitución de la Fundación hacia otra fase de consolidación, cimentada sobre el impulso y la cristalización de actuaciones de interés general destinadas a contribuir a una sociedad más inclusiva, cohesionada y sostenible. La resiliencia y el espíritu constructivo de una red creciente y comprometida de colaboradores y voluntarios nos han permitido acometer avances significativos en relación a los objetivos marcados, y ampliar nuestro marco de actuación con la puesta a punto de actividades adaptadas a las necesidades que afloran.

 

A lo largo del pasado año se acometieron avances en las tres áreas transversales en las que se enmarcan las actuaciones emprendidas por la Fundación, hecho que ha llevado aparejado un fortalecimiento del vínculo común tejido entre todos -patronato, voluntarios, profesionales, estudiantes, empresas y otros organismos con un alto grado de conciencia social-. Las acciones emprendidas han sido de gran calado humano, de esas que exigen paciencia, amor y un plus de responsabilidad, teniendo en cuenta la gran diversidad de necesidades atendidas. No obstante, les aseguro que merece la pena el esfuerzo, pues tanto los frutos resultantes como los sentimientos de utilidad individual y colectiva resultan incalculables.

 

Los logros alcanzados hasta el momento constituyen el mayor estímulo para seguir apostando por el propósito construido, y con la vista puesta en el futuro, continuamos trabajando en la conformación de nuevas propuestas, ampliando nuestra red de acuerdos de colaboración y dándonos a conocer a la sociedad.

 

Creemos que esta fórmula, basada en la cooperación y en el desarrollo de las potencialidades personales en un contexto de bienestar social, es indispensable para avanzar hacia una sociedad más justa, sostenible y cohesiva. Somos optimistas y creemos en nuestras fortalezas, y sabemos que ahora más que nunca, nuestra actuación se requiere con urgencia. Juntos, y por encima de todo, seguiremos aprendiendo y apostando por las capacidades en potencia que yacen latentes en cada uno de nosotros.

ELHASSANE BENHADDOU HANDI

Presidente de la Fundación